jueves, 9 de diciembre de 2021

Cabezas rotas.

Fotografía de Diego Morales.

 - Cariño, ¡no te rompas la cabeza!


14 comentarios:

Fackel dijo...

En este caso: no te casques la cabeza.

LA ZARZAMORA dijo...

Ni te comas el coco...
:)))
Bises coques, murcianico.

Mari Carmen Polo Soler dijo...

El que no tiene sesos, al final termina devorado por cualquiera, me temo :)

Joaquin dijo...

Si fuesen huevos comprados por mi humilde persona estarían relativamente a salvo, ya que suelen acumularse en mi nevera si compro demasiados.

Ernesto. dijo...

Expresividad sí hay. Y ganas de romance también... Y determinación sin duda!

¡Por huevos pardiez!

Abrazos.

Noelplebeyo dijo...

Manda huevos!!!

Saludos

Alexander Strauffon dijo...

Jaja, las caras quedaron geniales.

Dyhego dijo...

Fáckel:
total, lo que tenga que suceder, sucederá...
Salu2.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
prefiero comerme un huevo, el coco no me atrae demasiado.
Salu2 cocotiers.

Dyhego dijo...

Mari Carmen:
me recuerdan tus palabras, no sé por qué, a ese dicho: cuando seas padre, ...
Salu2.

Dyhego dijo...

Joaquín:
cuécelos y así duran más días...
Salu2.

Dyhego dijo...

Ernesto:
el idilio se palpa, se nota, se siente, ¡manda ..., como diría aquel político!
Salu2.

Dyhego dijo...

Noelplebeyo:
aunque sea algo "Trill(ado)o"...
Salu2.

Dyhego dijo...

Alexánder:
cuando mis hijos eran pequeños, dibujábamos los huevos para dar un toque de humor a la comida. Todavía lo hago de vez en cuando, para recordar viejos tiempos.
Salu2.