viernes, 1 de marzo de 2013

Sobre escolarizaciones

Fotografía de Diego Morales
Un alumno español, criado en Suiza, me contaba que se quedó escandalosamente sorprendido cuando fue escolarizado aquí y vio que las escuelas, rodeadas de vallas, no se diferenciaban mucho de las prisiones.
Me contaba que, en Helvecia, los niños salían a jugar a la plaza del pueblo o al jardín y que, cuando la señorita los llamaba, acudían, y si les decía que no podían traspasar determinado límite, a nadie se le ocurría aventurarse más allá.
La reflexión inmediata que nos surge a todos es: "¡Igualico que aquí!".
En España se construyen los colegios en los lugares más insospechados (y menos adecuados): o fuera de la población o al lado de una vía ruidosa; casi siempre con pocos espacios verdes y deficientes instalaciones (lo que da una idea de lo que les interesa a los políticos la educación).
Añádase la deficiente construcción: aulas donde se pasa frío o calor excesivos, acústica nefasta, iluminación (¿será por falta de sol?) deficiente (no sé por qué, y curioso es, desde luego, pero a todos los alumnos en todas las clases les refleja la pizarra ¿!).
Y como el carácter español es así como vivaracho, lúdico, espontáneo, sandunguero, abierto, jovial, activo y mediterráneo, resulta que los alumnos van a clase, con el retraso que se les antoje, a comer y, sobre todo, a hablar, a hablar, a hablar, a hablar, a hablar...


10 comentarios:

Jota Martínez Galiana dijo...

Y pese a vuestros esfuerzos por hacerlos personas, salen gañanes como este:

http://www.vertele.com/video-articulo/un-estudiante-espanol-imita-a-ylenia-de-gandia-shore-en-el-parlamento-europeo/

Dyhego dijo...

Jota:
¡Lo peor de todo es que hasta incluso se hace famoso y se forra yendo de un programa a otro!
Yo, que no tengo ni idea de inglés, me ha parecido horrible el acento y la dicción, imaginémonos la reacción del público...
En fin...
Salu2.

Hostal mi loli dijo...


Vaya panorama que hay, casi que prefiero a los cromañones jajaja Salu2.

tecla dijo...

Todo eso y más es cierto, Dyhego.
Cosa que nos vuelve tercermundistas.
Con los niños extranjeros venidos con la inmigración, también se puede observar que les cuesta más seguir la disciplina que a los españoles.

Lo cual nos da un punto de esperanza para el día en que nos cambien las cosas.
Tardará. Pero quién sabe si alguna vez conseguiremos echarlos a todos y hacer borrón y cuenta nueva.

Dyhego dijo...

Loli:
En aquellos tiempos si le decías a la Cromañona que su hijo se portaba mal, le daba de estacazos (al niño digo,jejeje, no a la maestra).
Salu2 cromanónicos.

Dyhego dijo...

Tecla:
Problemas de disciplina aparte, es que los críos no paran de hablar en todo el santísimo día. Y no sólo hablar, sino gritar. Y todo se justifica con el carácter español, la sangre caliente y toda esa batería de justificaciones étnico-raciales...
Los alumnos extranjeros con buenas costumbres las empeoran en contacto con nuestros nativos y los que vienen peor, empeoran.
De todos modos, es un reflejo de nuestra sociedad: en las reuniones de los profes tampoco se guarda el turno de palabra, en las reuniones de padres tampoco, en las juntas de la escalera tampoco...
Salu2 parlantes...

amoristad dijo...

Falta respeto y disciplina y comunicación y empatía y sinceridad y motivación y sueños y metas y presupuesto e imaginación y etc...Un abrazo silencioso!!

Dyhego dijo...

Amaoristad:
Falta sentido cívico, en definitiva. Y no sólo entre los alumnos.
Salu2.

LA ZARZAMORA dijo...

Venga, positivemos...
Algunos se callan y juegan con los móviles y se watsean entre sí.
Estos no dan guerra.
Qué te ponen nervioso??

Ahí ya...


Bizz, Diego.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
Si es que hasta "waseando" hablan, joder...
Salu2.