viernes, 29 de marzo de 2013

Murakami, Sambenitos y Burlas

Fotografía de Diego Morales

“ – Al principio, el director me dijo que pusiera cara de estar muy cansado. Que lo hiciera como si estuviera tan rendido que fuera a morirme. Pero yo le dije que no. Que no era así, que quedaría mejor si me mostraba impasible. Naturalmente, como son unos imbéciles, no se fiaron de mí. Pero yo no di mi brazo a torcer. Si salía en el anuncio no era porque me gustara. Lo hacía solamente por dinero. Aún así tuve la sensación de que haciéndolo a mi manera se obtendría un buen resultado. Monté un número. Al final hicimos dos versiones. Cómo no, la versión que yo proponía tuvo mayor éxito. Pero cuando el anuncio triunfó, el director y los productores se llevaron todos los elogios, e incluso algún premio. A mí eso me importaba poco. Yo sólo soy un actor. Me trae sin cuidado cómo valoren a los demás. Eso sí, me toca las narices que esa chusma campe a sus anchas con esos humos. Me juego lo que sea a que hoy todavía se creen que la idea del anuncio se les ocurrió a ellos. Así son. Tipos tan faltos de imaginación que enseguida se autoengañan. Y que creen que soy un pésimo actor, sólo que guapo, al que le gusta montar numeritos.”

“Baila, baila, baila” Haruki Murakami. Tusquets Andanzas, 11ª edición: septiembre de 2012.   Página 371

En esta semana de cruces, ésta es una de las muchas que hay que llevar a cuestas: cuando no valoran lo que haces, cuando desprecian tus servicios y tus consejos, cuando alguien intenta colgarse las medallas que te corresponden...

6 comentarios:

Carlos de la Parra dijo...

Retrata con nitidez a quienes hemos vivido todo ésto.
Finalmente nos enfrenta a que queremos nuestra propia creación y no una contaminada con los criterios de ése mundo denso y comercial.
Es lo que hay que lograr.

tecla dijo...

Sé de qué me hablas Dyhego. Es inadmisible que alguien se apropie de tus ideas, debería estar penado por la ley. Y lo está, pero nunca falta un retrasado que tenga la sartén por el mango y se las apropie.

Clochard. dijo...

....pues se les manda a freír espárragos, y si no saben freír espárragos se les manda a hacer puñetas, y si no saben hacer puñetas se les regala un manual de supervivencia basado en técnicas para bajar los humos, que queda mucho mas elegante y diplomático que mandarlos a la mierda.

Salud.

Dyhego dijo...

Carlos,
¿tan difícil es reconocer los méritos de los demás?
Salu2 reconoci2.

Dyhego dijo...

Tecla:
El abuso de poder está a la orden del día y no hay nada más miserable que aprovecharse de la debilidad de los demás.
Salu2.

Dyhego dijo...

Clochard:
Sin duda es un método inteligente. Demostrarle superioridad moral, intelectual, ética y "humana".
Salu2.