lunes, 15 de agosto de 2016

Memoriados y desmemoriados

Fotografía y montaje de Diego Morales

Recientemente he leído un libro muy interesante de Santiago Posteguillo, titulado La noche en que Frankenstein leyó El Quijote (Planeta, 2012).
Cuenta anécdotas relacionadas con la literatura en general y es muy ameno. ¿Sabían ustedes que en Dublín...? No, tranquilos, que no me gusta destripar argumentos.
El primer capítulo lo dedica a Zenodoto de Éfeso.
Y a raíz de esta anécdota me puse a pensar en la manía que le tienen algunos pedagogos (esos progres que dicen "chaval" y van de colegas)a la memoria.
Aprenderse el abecedario requiere un esfuerzo, sin duda. ¡Anda que no hemos canturreado todos en la escuela el a b c...! ¡Según estos sabelotodos deberíamos de estar todos traumatizados o a punto de convertirnos en neuróticos irrecuperables! 
Y, sin embargo, los beneficios son enormes. Todo está ordenado por orden alfabético y nos resulta sumamente cómodo buscar un libro en una biblioteca, o una receta de cocina en un recetario, o una palabra en el diccionario.
Los afines a esos sabiondos dirán: pero si el móvil nos ordena los contactos automáticamente. Pero si tecleamos en google una palabra y nos lleva al artículo que queremos...
Sí, pero, ¿está de más saberse de memoria el abecedario?
¡Y no digamos nada de las tablas de multiplicar! ¡Menudo suplicio en la escuela! Pero, repito, ¿hay alguien ingresado en un frenopático a consecuencia de haberse aprendido de memoria las dichosas tablas?
Hace poco fui a comprar unos pollos asados (porque no tenía ganas de cocinar, dicho sea de paso)y la chica que me atendía en el negocio familiar se equivocó en la cuenta (a mi favor) [4 pollos a 8€ = 29€], pero la madre, que se las había aprendido de memoria en la escuela, la regañó y salvó la economía del negocio... 
Eso sí, aprenderme de memoria la lista de los reyes godos... va a ser que no...

domingo, 31 de julio de 2016

Feliz verano 2016

Fotografía de Diego Morales

Les deseo a todos ustedes un feliz verano (a los amigos del hemisferio Sur, un feliz invierno).
Un barquito, ni muy grande ni muy pequeño, donde quepamos todos. Un día espléndido. El infinito del mar para mantener ilusiones. La línea de costa a la vista para no perder la realidad. Un salvavidas. Y un bar bien surtido.
¡Que la mar sea fuente de vida y no destino de muerte!

¡¡¡  Feliz verano  !!!


jueves, 28 de julio de 2016

Otra puesta de sol

Fotografía de Diego Morales

¡No! ¡Afortunadamente no es un incendio! (Aunque sería imposible, porque ya los montes no tienen ni hierbajos).
¡Malditos sean los quemadores de bosques! ¡Y remalditos los que se benefician de estas catástrofes provocadas! (Nunca me he creído yo eso de los incendios naturales).
¡Con lo bonito que es disfrutar de un ocaso así!


miércoles, 27 de julio de 2016

Sombrero sí / sombrero no

Fotografía de Diego Morales

El otro día, el cartagenero Arturo Pérez-Reverte escribió un artículo titulado "No era una señora"  y se armó la de San Quintín entre la parroquia feministoide, como siempre que salen a relucir determinados usos protocolarios.
En el caso del escritor Pérez-Reverte se trataba del gesto "machista" de ceder el paso a una señora, pero si se tratara de sombreros, ¿de verdad una señora o un señor se pueden sentir ofendidos si el portador de esta prenda se la quita, o la mueve simplemente, para saludar? ¿Mi huésped  o huéspeda se sentiría injuriado/a si entro en su casa y me lo quito? ¿Y qué tal si me quedara a su mesa a comer con el citado artilugio colocado en mi augusta cabezota?

¡Un tonto o tonta más... y no cabemos/as!


martes, 26 de julio de 2016

Poquemones caseros

Fotografía de Diego Morales

Desde luego que con la furia desatada por los poquemones, me encuentro bichos de esos donde menos me lo imagino.
Éste no parece muy peligroso, pero no me fío, no me vaya a morder o a hacerme un corte con esas orejas afiladas que parecen corvillas...


lunes, 25 de julio de 2016

Barcas manejadas

Fotografía de Diego Morales

Al ver esta barca, me acordé de aquella canción que Remedios Amaya, ("Ay, quién maneja mi barca")llevó al festival de Eurovisión.
No me gusta este tipo de música, pero tampoco es para que le dieran un 0 (patatero, que diría el bigotudo vigoréxico).
Pues, eso, que a ver quién maneja nuestras respectivas barcas...

domingo, 24 de julio de 2016

Juego del escondite

Fotografía cedida por D.M.A.

¡No dirán ustedes que mi escondite no es perfecto!¡Ni contando hasta 10 me encuentran vds!


sábado, 23 de julio de 2016

Contar borreguitos

Fotografía de Diego Morales
La Azohía - Cartagena - España

En la montaña, para dormir, se cuentan borreguitos.
En el mar, barquitos.


viernes, 22 de julio de 2016

Tomar las de Villa Diego

Fotografía de Diego Morales

¡Ahora entiendo por qué se dice "tomar las de Villa Diego!
Si es para marchar a un lugar así, yo también me apunto.


miércoles, 20 de julio de 2016

Plantas caprichosas

Fotografía de Diego Morales

Las plantas, tan suyas ellas, nacen donde les da la real gana. ¡Hala!


martes, 19 de julio de 2016

Mar de juegos, no mar de muertes

Fotografía de Diego Morales

¡Ojalá todos los niños pudieran jugar en el agua y no tener que huir (y perecer, a veces) en cayucos, en balsas, en pateras...!

lunes, 18 de julio de 2016

Boca cerrada

Fotografía de Diego Morales
La Azohía - Cartagena - España

Mi boca está cerrada a cal y canto, pero mis ojos no. Veo, observo, contemplo. Nada escapa a mi mirada. ¡Ay, si yo hablara!


domingo, 17 de julio de 2016

Puesta de sol

Fotografía de Diego Morales
La Azohía - Cartagena - España

¿Y todavía alguien puede extrañarse de que el Principito (Antoine de Saint-Exupéry) viese en una ocasión 43 puestas de sol?


sábado, 16 de julio de 2016

Gaviota osada

Fotografía de Diego Morales

Las gaviotas suelen gozar de buena fama debido a su presencia continua en el mar o al famoso libro de ayuda ("Juan Salvador Gaviota" de Richard Bach), cualquiera sabe.
El caso es que no hay visita a la playa y no hay cuadro de barcos donde no haya, por lo menos, una gaviota.
Y el caso es que, dicen, son como las ratas. Yo las he visto, como los buitres, alimentándose de carroña.
Y sus graznidos son espeluznantes, a veces parecen gatos y otras bebés, pero siempre emiten gritos lastimeros y tristes.
Y, encima, te dejan el coche sucísimo.
Definitivamente, no siento mucho simpatía por esos bichos. ¡Que se lo pregunten también, si no, a la protagonista de "Los pájaros" de Hitchcock! 
En los cuadros quedan muy bien,eso sí. Y en las películas, cuando los barcos llegan a puerto.

viernes, 15 de julio de 2016

Monstruito

Fotografía de Diego Morales

Este monstruito...
a) tiene sueño
b) hambre
c) se aburre