miércoles, 27 de febrero de 2013

¿A qué hemos venido?


10 comentarios:

amoristad dijo...

Que cierren la puerta del congreso tal y como está,que no se libra uno y que tiren la llave al mar.¿Quien irá a buscarla?matarile,rile,rilerón chimpón.¡Yo no!...Un abrazo fuerte!!

Amapola Azzul dijo...

Cruel.

Como la vida misma...

Un abrazo.



Dyhego dijo...

Amaoristad:
Desde luego yo no iría a buscar dicha llave...
Salu2 jitanjáforos.

Dyhego dijo...

Amapola:
Cruel, patético, indignante...
Salu2.

Isabel Barceló Chico dijo...

El mayor peligro, en mi opinión, es que perdemos la ecuanimidad y terminamos por meter en el mismo saco a todos. A eso me resisto, querido amigo. Hay, me consta, muchas personas honestas que trabajan día a día por sus conciudadanos. En ese esfuerzo podrán cometer errores (es humano) pero no son, ni de lejos unos sinvergüenzas. Creo que nuestro futuro pasa, también, por separar el grano de la paja, porque de lo contrario podemos acabar en manos de tecnócratas impuestos ya sabemos por quién. Un abrazo muy fuerte.

Dyhego dijo...

Isabel:
Es cierto que, cuando criticamos a un colectivo, pagan justos por pecadores. Sin duda habrá políticos honrados pero son los que nadie conoce, los que están al pie del cañón, los que hacen que, pese a todo, el país funcione. Tienes razón.
No obstante ¿cómo me voy a fiar de unos políticos que no castigan a los corruptos? En mi juventud me creí de pe a pa lo que me contaban unos políticos y cuando vi de qué pie cojeaban... dejé de creer para siempre en la política.
En fin, haberlos haylos (buenos y malos).
Vale.

Hostal mi loli dijo...


Ese si es un congreso de putas y putos, Lupita a su lado parece una niña inocente y pura. Salu2.

Dyhego dijo...

Loli:
Unas son putas de alto standing y otras, normalicas y corrientes.
También hay chulos barceneros y chulos poligoneros.
Salu2.

LA ZARZAMORA dijo...

Porque queremos... a qué estamos esperando???
Me lo sigo preguntando cada día que pasa.

Bizz, Diego.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
Si es que no hay manera. Habrá que insistir hasta que los echemos.
Salu2.