miércoles, 10 de abril de 2013

El Emilio roussoniano (6)

Fotografía de Diego Morales

« Raisonner avec les enfants était la grande maxime de Locke ; c’est la plus en vogue aujourd’hui ; son succès ne me paraît pourtant pas fort propre à la mettre en crédit ; et pour moi je ne vois rien de plus sot que ces enfants avec qui l’on a tant raisonné ».

« Razonar con los niños era la principal máxima de Locke;  es la que está más en boga  hoy en día; sin embargo, su éxito no me parece suficiente para darle crédito; y, en mi opinión, no hay nada más tonto que ver a esos niños con los que tanto se ha razonado”. (Traducción de Diego Morales)

Estoy de acuerdo, a medias, con esta idea de Rousseau. Me parece correcto explicarles las cosas a los críos de forma clara, aunque no  nos entiendan. Pero de forma clara, no de forma cursi o repelente. Sin embargo, sí que considero rematadamente estúpido creer que el niño nos va a hacer caso después de una disertación sobre los peligros de introducir los dedos en los enchufes. Por cierto, el razonamiento ha de ir creciendo en complejidad de acuerdo con la madurez del niño: si el bebé tiene 10 meses y se acerca peligrosamente al enchufe, lo correcto sería gritarle un “nooooooooo”. Por supuesto, cuando le has dicho diez veces que no, cien veces que “hace daño” y mil veces que la electricidad puede acarrearle resultados letales… lo lógico es alejar al niño  (pataleos y gritos) o darle un manotazo y un “clujío” (de esos que no hacen daño, claro, jejeje)

Nota 6. « L’Émile ». Jean-Jacques Rousseau. Versión Kindle (25/4/2012)  Posición 1.259

4 comentarios:

Clochard. dijo...

Dyhego:

Creo que se consigue mucho hablando con los niños quitándonos los prejuicios a cerca de su entendimiento. Nada de pronunciar mal ni de comernos las palabras creyendo que con ello nos acercaremos más: detesto este hábito. Creo que cuando a los chavales se les habla "casi" como si fueran mayores, matizando por supuesto, ellos se sienten más escuchados y mejor entendidos, más importantes, se sienten en el interior de un círculo que cuenta con ellos, y con esto se puede conseguir que la confianza nazca con naturalidad, y muchas cosas más.

Salud.

Dyhego dijo...

Clochard:
Todo a su tiempo y en su justa medida, aunque sea difícil conseguirlo.
También odio esa manía de utilizar medias palabras con los niños.
Salu2.

Naranjito dijo...

Gracias Dyhego por no utilizar medias palabras con los niños (yo soy uno de ellos pero con el pelo color albino)
Fijaté que te queria comentar algo sobre los puentes (en Murcia lo teneis más tiesos, tieso de erecto que de cuestiones monetarias.. no sé)y vas y nos cuentas lo del Rusó este. Venga, que me piro a rebuscar mis libros de FP, la FP antigüa no la de ahora que creo que algo de filosofía nos daban.
Un saludo Berebereeee.

Dyhego dijo...

Naranjito:
No te recomiendo al Rusó, que es un pelma de cuidado; en cambio sí te recomiendo un paseo por cualquiera de los puentes, sevillanos o murcianos, pero un paseo tranquilo, sin sobresaltas berebereeeeees.
Seguramente a un puente le han dado una mano de viagra y al otro no, jajaja.
Salu2 beticosevillanistas (¿es posible tal cosa, jejejeje?)