viernes, 12 de abril de 2013

De autopleonasmos

Fotografía de Diego Morales

¿Qué matiz añade el prefijo “auto-“ a los siguientes verbos?:

  • Me autoengaño pensando que voy a adelgazar sin hacer ejercicio.
  • Hay que autoevaluarse para conocer nuestros fallos.
  • Me autoayudo leyendo manuales de crecimiento personal.
  • Me autoproclamo el más saleroso de los blogueros.
  • Me autodefiendo con mi navaja albaceteña y mi labia huertana.
  • Quiero autoconvencerme de que tengo  razón.

¡Dejemos los autos para lo que sirven: para viajar, o para los jueces, o para los dramaturgos!

4 comentarios:

Jesus Cotta Lobato dijo...

Eso es como "te lo vuelvo a repetir", o sea "te lo vuelvo a volver a decir". 25 neutonios.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Reconozco que el prefijo "auto-" aporta, en algunos casos, el leve matiz semántico de "voluntad, hecho conscientemente", pero es tan, tan feo.
El ejemplo que usted expone, siendo abusivo, resulta incluso tierno porque nos traslada a un contexto familiar y campechano. El "auto-" nos traslada, en cambio, a un ambiente pijotero, pseudointelectual, estúpido y vano.
25 neutonios.

Clochard. dijo...

Dyhego:

Ahí, ahí, a lo Lázro Carreter, con el dardo en la palabra. Me hauto gustauto lauto observaciónauto.

Salud.

Dyhego dijo...

Clochard:
A los auto- les tengo especial manía.
Saludautos.