jueves, 26 de abril de 2012

La importancia de un buen nombre

Fotografía de Diego Morales captada por ahí

Saber poner un buen nombre sólo está al alcance de...
  1. los niños espontáneos
  2. los poetas iluminados y
  3. los publicistas avezados
Desde luego, yo no mandaría a mis hijos a una academia para que me los "estupren"...
¡Para que luego digan que la lengua no sirve para nada!

8 comentarios:

alma dijo...

:D

jajaja...si que sirve, por favor dhyego borra mi comentario de la entrada anterior, acabo de ir a ver tu respuesta y he visto con dolor de mis ojos (sangrando están) que la ha de hay se ha largado por su cuenta porque ayer estaba...

Besicos

Dyhego dijo...

Almalaire:
He desfecho el entuerto...
No te preocupes, que las prisas hacen que cometamos deslices.
Salu2 apaña2.

tecla dijo...

Jajajajajjaja. Pero qué palabrajo y qué mal suena.
¿Pero cómo te los van a estuprar?
Que la gente no va estuprando a los niños así como así.

El estuprador que te los desestupre, buen desestuprador será.
Existe un buen desestuprador. Los estupradores son todos unos viciosillos malos.
Tienes cada golpe, Dyhego.
Pero qué bueno eres.

tecla dijo...

Quería decir: ¿Existe un buen estuprador?

Dyhego dijo...

Tecla:
Nada más leer el cartelito, me vino a la cabeza el juego de palabras. No ha tenido suerte el que ha puesto el nombre a la academia.
No hay "estupradores" buenos.
Salu2.

Dyhego dijo...

Tecla:
No lo hay. Es imposible. Si no hay consentimiento libre por las partes.
Salu2.

LA ZARZAMORA dijo...

:)
Y a "estrupear" también...

Besos, Dyhego.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
No había caído en la acepción que presentas, jajajaja. Muy bueno.
Salu2.