lunes, 30 de abril de 2012

Cacerías en Botsuana

Fotografía de Diego Morales
Cebra de plástico
Como ya quedan pocos elefantes y parece ser que hay abundancia de cebras (en las sabanas no sé pero en las calles de la ciudades las hay a miles...), se me ocurre que, para que los monarcas desocupados no las cacen, podríamos colocar por aquí y por allá alguna de plástico para que haga bonito y no se extingan...

8 comentarios:

tecla dijo...

Jajajajajjjajja. Eres estupendo.

alma dijo...

Yo preferiría que los de plástico fueran los reyes y los que se extinguieran también :D


Besicos, Dihego

LA ZARZAMORA dijo...

Cuidado con no ponerlas en un paso de cebra, que estos Borbones tampoco saben conducir...

Besos, Dyhego.

Rosna dijo...

Mmmmmm ...aunque los monarcas podrían sentarse más bien a descansar sobre esos nobles cactus :-))mientras observan las cebras .
Saludos selváticos

Dyhego dijo...

Gracias, Tecla:
Las visitas de incondicionales como tú (y el resto de blogueros) hacen que a aveces se me ocurra algo pasable...
Salu2 enteros.

Dyhego dijo...

Almalaire:
¡No te andas por las ramas, jajajajaja!
Salu2 sin plastificar, jajaja.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
¡Según ellos, siempre están trabajando sirvindo a la patria y a la sociedad...! Yo también sé servir a la patria volando en aviones privados de aquí para allá, jajajaja.
Salu2 con bourbon...

Dyhego dijo...

Yuriko chan:
¡Menuda idea tan buena has tenido! Les mandaré un cojín de cactus para sus reales posaderas, jajajajaja!
Salu2 sin pinchas.