viernes, 9 de septiembre de 2011

Y yo más que tú...

Fotografía de Diego Morales
Murcia - España

¿Se han fijado ustedes en que en todas las reuniones hay uno que se encarga de neutralizar los cinco minutos de gloria a que todos tenemos derecho?
Verbigracia:
- Una señora recién parida cuenta orgullosa la gran gesta que acaba de realizar y si se le ocurre decir que estuvo seis horas dilatando, inmediatamente una arpía tomará la palabra y contará que para parto, el suyo, que si tal y que si cual...
- Un señor cuenta orgulloso que se acaba de comprar un cochecito muy apañado. Ipso facto llegará el flipao de turno diciendo que el suyo lleva hasta una mano automática para rascarle los huevos mientras conduce.

Hagan ustedes la prueba.
Digan que ha sido operado de apendicitis y verán como alguien responderá que a él lo han operado dos veces...

16 comentarios:

La Zarzamora dijo...

Sí, siempre está por ahí el listillo de turno para amargarnos la fiesta...
Qué verdad.

Un abrazo.

MJ dijo...

Muy cierto, Dyhego.

Abrazos.

Merce dijo...

Ay, Dyhego, lo de las mujeres y sus partos es un mundo aparte... una cosa tremenda... algo así como lo de los hombres con su mili!!! :-)

Dyhego dijo...

ZARZAMORA:
Una cosa es comentar las experiencias y otra destrozar el momento de gloria que la otra persona necesita...
Salu2 educa2.

Dyhego dijo...

MJ:
Hay que tener más tactoe en estos asuntos.
Salu2.

Dyhego dijo...

MERCE:
Me da mucha rabia este tipo de actuaciones, así que procuro no incurrir en ellas.
Salu2 (ni he parido ni he ido a la mile, jejeje)

Menalcas dijo...

No es facil saber que está en su momento de gloria, deberíamos tener alguna lucecita que lo indicara, aunque si es una mujer siempre estan en sus cinco minutos de gloria, es broooooma, un saludo

Dyhego dijo...

MENALCAS:
Con un poco de sentido común, es fácil reconocerlo. Si un compañero de trabajo acaba de ser padre... pues hay que felicitarlo y dejarlo que cuente las maravillas de su hijo. No es el momento de hablar de nuestros hijos. Y así con todo.
Salu2 carthagineses (¿eres romano o carthaginés?)

Torcuato dijo...

Je, je, es cierto.
Abrazos, Dyhego.

tecla dijo...

Lo más excitante de todas las reuniones, es el baile de golpes con los pies por debajo de la mesa. Sin contar los contactos de codo disimuladamente.
Eso es impagable.
Ay Dyhego. Qué momentos.

Liliana G. dijo...

No hace falta hacer ninguna prueba, Dyhego, hay más de un botón para muestra. Además, esta gente me resulta insoportable, faltaría más que tengamos que provocarlos...
Lo del auto con la manita automática, es una genialidad jajajaja

Besos mil.
(Vamos a ver si hay alguien que te deja dos mil)

Dyhego dijo...

TORCUATO.
¡Y tanto que es cierto!
Por cierto, no me has dicho si acerté con la canción que te dediqué...
Salu2.

Dyhego dijo...

TECLA:
O hacerle el paso a un pesado cuando está de espaldas, jejejeje.
¿Te gustó la canción que te dediqué?
Salu2.

Dyhego dijo...

LILIANA:
Si yo me conformo con un saludo nada más, no soy avaricioso.
Veo que está recuperada. Ya nos contarás en qué quedó lo del trabajo. Espero que bien.
Salu2 y cariños.

Marisa dijo...

Cierto certísimo. Y si la persona en cuestión tiene más de 70 años, no dudes que no tendrá o habrá pasado algo más que tú, sino muchos algos....

A veces deberíamos escucharnos un poco, porque creo que eso lo hemos hecho todos alguna vez...

Saluditosdesgloriados.

Dyhego dijo...

MARISA:
Es cierto, todos hemos caido en ese "pecadillo". Intento ser comedido y dejar que la gente se explaye cuando le toca...
Salu2.