viernes, 2 de septiembre de 2011

Porque la vida es sueño...

Fotografía de Diego Morales
San Andrés de Teixido
La Coruña - España


Sueño del 16 al 17 de agosto de 2011. Alcalá del Júcar.
No ha sido una pesadilla taquicárdica pero me he despertado con una sensación de desasosiego y vacío:

“Estoy muerto pero no sé la causa porque no ha sido ni por enfermedad ni debido a un accidente. Sé que estoy en Monteagudo. También sé que están mis padres aunque sólo noto la presencia de mi padre. De todos modos no llego a verlos en todo el sueño.
Estoy acostado en una cama estrecha, con sábanas blancas y, aunque estoy muerto, parece como si notase el revuelo y los trajines que provoca un entierro.
Me noto los labios secos y algo blanco y pegajoso sobre ellos y pienso que son los síntomas típicos de alguien que ha fallecido.
No noto la presencia ni de mis hijos, ni de mi mujer, ni de mis hermanos ni de ningún otro familiar aunque sí las de Fernando, Pepe y un vecino del pueblo que no sabría identificar.
Digo “presencias” porque en ningún momento le veo la cara a nadie.
No hay llantos ni escenas de dolor.
Yo me sigo sintiendo apenado por mi falta de vida y por los demás y soy “consciente” de estar muerto.
Van a enterrarme en una especie de cripta grande e iluminada situada en la plaza de la capilla de San Cayetano. A esa especie de cripta se accede por una escalera y se sale por otra y la estancia forma una especie de semisótano con ventanas situadas al nivel del suelo.
Tengo curiosidad por ver la lápida, situada en uno de los accesos por escalera, y sobre todo por ver la foto que ha seleccionado mi padre y leer el texto que ha escrito sobre mi muerte, pero no consigo ver el recordatorio.
De pronto soy consciente de que no estoy muerto y que tengo que abrir los ojos (en el sueño me escuecen los ojos por mantenerlos cerrados) para decirles a todos que estoy vivo antes de que salgan de la cripta y me dejen encerrado. Pero no siento pánico ni agobio. Es como si fuese la sensación de “decepción” al pensar que no estoy muerto y por no saber la reacción de la gente, de no saber por qué estaba muerto o por qué ahora estoy vivo.
No noto terror. Tampoco alegría por saberme vivo”.
Fin del sueño.

Me he despertado con dolor en los párpados, por haber llorado y una sensación de mucha soledad.

12 comentarios:

Relatadamente tuya dijo...

Bueno, con la descripción detallada que haces de tu sueño tu mismo podrías analizarlo y buscar que hay en tu vida que te hace sentir que mueres o explorar la relación con tus seres queridos. Un beso desde este o el otro lado.

Blimunda dijo...

Ha sido una mariposa negra, Dyhego, las conozco y por eso te doy un beso, y un abrazo.

MJ dijo...

¡Vaya sueño, Dyhego! Desconcertante, ¿no?

Abrazos.

Dyhego dijo...

RELATA:
Es como con el tarot, se puede interpretar como a uno le venga bien, jejeje.
Salu2.

Dyhego dijo...

BLIMUNDA:
Gracias.
La verdad es que me desperté muy desangelado, pero bueno, sólo es un sueño.
Salu2 y gracias de nuevo.

Dyhego dijo...

MJ:
Sí, muy desconcertante, pero tampoco un sueño va a dirigir mi vida. Eso sí que no.
Salu2.

tecla dijo...

He bordeado las orillas de la muerte, y te aseguro Dyhego, que es una sensación dulce, además de una soledad infinita.
Pero estamos vivos Dyhego, es el mes de Septiembre, tan lleno de promesas para los que empezamos el nuevo curso. Siempre ha novedades y la vida comienza a sonar de nuevo.
Tal vez sea por eso por lo que has soñado que estabas muerto.
Una nueva vida se abre ante tus ojos.
Me alegro mucho de que estés de vuelta de vacaciones, que ésto está muy aburrido sin que tu le metas caña.

Dyhego dijo...

TECLA:
Celebremos que estamos vivos, celebremos que todos los días se empieza algo.
Gracias.
Por cierto, te dediqué una canción.
Salu2 y que se abran nuevas vidas ante todos los ojos amigos.

impresiones de una tortuga dijo...

Acabo de leer, en otro blog, que una mujer que creyeron muerta, cuando fué comsciente de lo que le pasaba se murió de un infarto. Dyhego ¡que susto!.
A lo mejor la interpretación es buena.
Un saludo.

P.d.: no podía dejarte comentarios.

La Zarzamora dijo...

Esos sueños en los que bailamos con la muerte dicen que son un soplo de vida...
Pero estás vivo y listo para seguir dando mucha caña aún ;-)

Un abrazo Dyhego.

Dyhego dijo...

TORTUGA:
Mala suerte tuvo esa señora.
Si me acuerdo del sueño es porque lo anoté, pero ya es agua pasada. De todos modos, se pueden dar tantas interpretaciones como uno quiera, jejeje.
Salu2.

Dyhego dijo...

ZARZAMORA:
Vivito y coleando, aunque estoy pensando en darle un giro al blog, pero aún no se me ocurre nada.
Salu2.