miércoles, 3 de febrero de 2010

Pececitos sí, gracias

Fotografía de Diego Morales
Los compañeros de Biología han montado un acuario en el vestíbulo.
Inevitablemente, en democracia, han surgido dos poderosísimas fuerzas políticas que se hacen eco del debate que se escucha por doquier en las aulas, en el patio, en los aseos, en la cantina, en el salón de actos, en la biblioteca, en la sala de profesores, en la calle e incluso en el cuarto de las ratas.
Se habla de la necesidad de un plebiscito para que el pueblo soberano elija la opción más práctica, ecológica, correcta y saludable.
Opción A: cría de pirañas
Opción B: cría de marisco
(Yo pienso votar la opción B, así todos los días me podré llevar a mi casa un centollo, un pulpo, una sepia, unas gambas...)

10 comentarios:

maite mangas dijo...

Yo también votaría por la opción B, mucho más práctica. Aunque para las pirañas se me ocurren utilidades en un instituto.

Dyhego dijo...

MAITE:
¡Esas mismas "utilidades" habían pasado por mi imaginación...! Jejeje.
Salu2

maile dijo...

ja ja ja... y luego dira que se los lleva como animales de compañia, no ?
Como ya dijo el Selu "no sabes tu na"...

Besos mi señor Diego

Dyhego dijo...

MAILE:
¡Eso es! Yo, con mi fiambrera y en cuanto no me vea nadie, zas, un centollo pa la casa...
Salu2

Angus dijo...

Me gusta.

L.N.J. dijo...

La fotografía es muy bonita. Me parece a mí que te gusta mucho comer, o no?, vamos, yo digo, mucho-mucho....

Dyhego dijo...

ANGUS:
Hola, Angus.
Gracias y sé bienvenido.
Salu2

Dyhego dijo...

L.N.J.A:
¡Ay, sí! Como más de lo que debiera. Ayer mismo me llevé un pesambrón cuando me pesé en la romana de la farmacia...
Mejor no me preguntes por el resultado de dicha traumática experiencia,jejejeje.
Salu2

L.N.J. dijo...

Puedes llamarme Lourdes, te resultará más fácil, si deseas claro.

Mi tío trabajó en Francia durante muchos años y de ahí mi nombre.

Besos encanto.

Ah, no le hagas caso al peso de la farmacia, a veces lo cambian para engatuzar a la gente, ! los muy pillos !-

Dyhego dijo...

LOURDES:
¿Te acuerdas cuando pusieron unas básculas que te decían en voz alta el peso?
¡Eso sí que era un atentado a la dignidad!
Salu2.
Merci!