martes, 7 de junio de 2016

Al final de la escalera

Fotografía de Diego Morales
¿Qué habrá al final de la escalera? ¿Un rellano y otro tramo? ¿El vacío? ¿La meta? ¡Ay, la curiosidad! ¡Bendita y maldita curiosidad!


12 comentarios:

jfbmurcia dijo...

Las escaleras son muy evocadoras. La vida es una escalera llena de tropezones. Saludos

tecla dijo...

Hay una terraza infinita desde la cual puede verse TODO.
Subamos.

Tracy dijo...

Haya lo que haya hay que subir y experimentarlo.

Liliana dijo...

Lo que sea!!! Hay que verlo!

Jeje y qué es lo que hay, eh?

=))))

LA ZARZAMORA dijo...

Hay que subir... y si da al mar, un buen chapuzón nunca viene mal.
;)

Bizz osées, murcianico.

JOSE MANUEL IGLESIAS RIVEIRO dijo...

La curiosidad mato al gato pero por lo menos murió sabiendo lo que alli habia.
Un abrazo.

Dyhego dijo...

Jfb:
demasiados escalones,a veces, pero también es cierto que desde arriba la
perspectiva es mejor.
Salu2.

Dyhego dijo...

Tecla:
¡eso! Subamos a echar un vistazo.
Salu2

Dyhego dijo...

Tracy:
sí, supongo, si nos quedamos abajo siempre nos arrepentiremos por no haber subido.
Salu2.

Dyhego dijo...

Liliana:
gana la curiosidad, por goleada.
Arriba hay una pequeña explanada que da al mar. Muy lindo.
Salu2.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
eso sería lo ideal, pero me temo que el acantilado es demasiado abrupto.
Rodearlo buceando no estaría mal.
Salu2.

Dyhego dijo...

Jmir:
lo que iba diciendo, gana el de la curiosidad.
No se hable más: subamos.
Salu2.