jueves, 19 de febrero de 2015

Alumnos "disruptivos", que queda fino y todo



Dicen que hubo un rey muy sabio (antes, los reyes eran sabios. Cuanto más pretéritos, más sabios) que, al final de la jornada, depositaba en un arcón piedrecitas negras si había sido nefasta y blancas si había sido venturosa. (Fíjense en qué consistía la dichosa sabiduría).
Más que una piedrecita, echaría yo al cofre ése una roca negra como la pez.
Se me ha quedado un mal cuerpo, un decaimiento, un apachurramiento y una mala sangre que no me deja vivir.
Por primera vez en mis casi 22 años de docencia un alumno ha dicho claro y alto a unos metros de mí : "el hijoputa ése".
No soy tan iluso como para no saber que todos los alumnos  han insultado alguna vez a sus profesores en su fuero interno. (Anda que no lo he hecho yo pocas veces, jejeje. Pero, eso, en nuestro fuero interno).
A Dios pongo por testigo, como decía la bella Escarlata, que me hubiese gustado estar en tiempos peores y haberle dado una buena somanta de obleas.
Le he dicho que esas lindezas se las dedicara a su mamá y su papá, que a mí no. He vuelto a mis quehaceres y en cuanto he podido le he hecho llamar a jefatura y en presencia de la jefa de estudios le he dado un ultimatum (tiene todo el día de hoy para pensarlo): o mañana te presentas en la biblioteca, donde han ocurrido los hechos, y retiras tus palabras en público o te pongo una amonestación de las graves.
Le he recordado que en noviembre me tocó ser instructor de una causa similar, en el caso de una "niña" que llamó "puta" a una profesora y para la que propuse la pena máxima (21 días lectivos sin pisar el instituto) y que se cumplió la condena íntegramente.
Tiene de plazo hasta las 11h15' de  mañana.

Pero me he vuelto del insti con un decaimiento.

(Por favor, absténgase "roussonianos" y "buenistas" de darme su opinión, jejeje).

14 comentarios:

Tracy dijo...

¡¡¡Suerte!!!

Dyhego dijo...

Tracy:
¡La que va a necesitar el niñato de las narices!
Gracias.
Salu2 educa2.

Las Gemelas del Sur dijo...

Siempre me he preguntado que pasa por esas cabezas sin mecanismos de autocontrol.

Besos desolados.

Dyhego dijo...

Gemelas:
Cada vez adelgazan más las "líneas rojas" que guían el respeto y el saber estar.
Es más, la chulería crece y la sensatez disminuye.
¡Y no hay manera de atajarlo!
Salu2 sin atajos.

tecla dijo...

Estas cosas hieren mucho, Dyhego. Y hagas lo que hagas nos sentimos desarmados y tristes ante la impotencia de no poder hacer lo que en conciencia sabes muy bien que deberías y no te dejan. Lo más "pedagógico" a mi parecer hubieran sido las obleas en el acto y con contundencia. No se hubiera vuelto a repetir.
Lo de no venir a clase en veinte días desde mi punto de vista es peor que las obleas y le perjudica más seriamente.
Me dicen que en Londres la disciplina se lleva a rajatabla y que ni por lo más remoto ocurren estas cosas.
Con eso de la libertad a los profesores nos han disminuido significativamente la autoridad y eso en la sociedad se nota.

Dyhego dijo...

Tecla:
Una colleja a tiempo no soluciona el problema... pero sería muy eficaz en ese momento.
Es politiquísimamente incorrecto.
Al día siguiente vino a pedirme perdón en la biblioteca. Estas cosas se transmiten de boca a oido, que es lo que me interesa. No le va a salir gratis el insulto.
Instruí un caso y la "pena" máxima era 21 días sin clase. De todos modos la niña lo negó, el padre vino diciendo que qué le había dicho la profesora para que la niña reaccionara así... ¡Lo mismo la niña nos dice un día que no pudo estudiar medicina por haber sido expulsada 21 días! (Ironía).
Seguimos sin distinguir la igualdad del respeto.
Salu2 respetuosos, Tecla.

Hostal mi loli dijo...

Es que decir palabrotas es una cosa muy normal, y la de veces que lo decimos todos, hasta a mis hijos les he dicho yo más de una vez hijos de puta jajajajaj son cosas corrientes pero que no está bien decirlas, señor profesor, vale, tiene usted razón, perdone jjejeje Salu2, Dyhego.

K dijo...

Hay que joderse. En mi época de instituto nos daban una colleja (y en mi caso, que estuve interna en un colegio de curas, castigo indefinido para los viernes que nos mandaban barrer o coger hojas del patio... lo que equivalía a salir más tarde del colegio).
Bueno, que no sabemos si el zagal de lengua viperina se retractó al día siguiente o no (espero que sí).
No soporto a la gente maleducada, tengan 15 ó 40 años. Faltar al respeto a un profesor (y por extensión a cualquier persona) es el ejemplo de la pérdida de valores a lo largo de los años.
Es muy triste.

Feliz semana!!

Dyhego dijo...

Loli:
Sí, es normal utilizar tacos, pero hay una cosa que se llama prudencia, si no hay saber estar o educación. Todos nos hemos quedado más de una vez con las ganas de decirle a alguien cuatro frescas a la cara... pero no siempre se puede o se debe. ¡Y, si además no hay motivo, más vale estar callado o dejar volar la imaginación!
Supongo que como médico no te hará ninguna gracias que nada más salir de la consulta, el paciente te diga en el mismo umbras: tal y tal.
Salu2 educa2, Loli.

Dyhego dijo...

K:
falta prudencia, respeto y educación.
Si cada vez que algún alumno se equivoca le dijese yo un insulto...
Salu2 educa2.

amoristad dijo...

Las palabras tienen el peso que las demos y sobre todo, en el contexto que se encuentren pero,a mi parecer:lo más importante es saber que hay detrás.Lo siento Dyhego,los chavales con su inconciencia pueden llegar a ser crueles.
Un abrazo fuerte...!!

Dyhego dijo...

Amoristad:
¡El problema está en que estamos tan acostumbrados a insultar, que ya no sabemos cuándo callarnos!
Al final se disculpó.
salu2 y gracias.

LA ZARZAMORA dijo...

En este mundillo nuestro hay dos tipos de colegas:
A) el demagogo que va de amiguete y cuando le sueltan la perlita se hace el despistado... porque a él eso no le pasa ni le pasará nunca de los jamases...
B) El que asume, e intenta enseñar (no sólo pedagógicamente que uno debería quedarse ahí, sino también la parte educativa que los padres son incapaces de asumir... y me pararé aquí).

Bueno, ya pidió disculpas que por los tiempos que corren es mucho, y sin que los padres le diesen la razón.

Aquí ahora el debate se centra entre si se autoriza la palmadita al culete o no... y los franceses han dicho que sí y la Unión Europea nos envió la del pulpo.

Y mientras tanto los niños, rien, saltan y gozan.

Bizz, murcianico.

Dyhego dijo...

Zarzamaora:
Sí, se disculpó.
Ya he leído en prensa francesa el asunto de la "fessée". ¿Qué diría ante esto el Juan Jacobo, jajajaja?
Un cachete a tiempo siempre viene bien, digan lo que digan los pedagogos.
¡Que levante la mano el que no haya recibo algún cachete alguna vez! (Hablo de cachetes, no de palizas, por si alguien, que no seas tú, lee esto y se escandaliza...).
¡Que levante la mano aquel que recibió un cachete de sus padres cuando era crío y todavía les guarda rencor o se haya sentido traumatizado!
Ay, cuanto tonto suelto.
Salu2 con "caché".