lunes, 9 de septiembre de 2013

El Emilio roussoniano (11)

Fotografía de Diego Morales
« Jusqu’ici nous n’avons connu de loi que celle de la nécessité : maintenant nous avons égard à ce qui est utile, nous arriverons bientôt à ce qui est convenable et bon. »
Nota (11). « L’Émile ». Jean-Jacques Rousseau. Versión Kindle (25/4/2012)  Posición 3.109

"Hasta aquí no hemos conocido más ley que la necesidad: ahora consideraremos lo que es útil, llegaremos pronto a lo que es conveniente y bueno".
Traducción de Diego Morales.

Rousseau pretende que sólo se enseñe al niño lo que necesita (comer de todo, hacer ejercicio, conocer las palabras necesarias y poco más). Después deberá aprender lo que le conviene y lo que es bueno para su estado .
Todo esto parece razonable pero no las tengo todas conmigo. Me centraré en un ejemplo que propone el mismo Rousseau: al niño sólo hay que enseñarle el vocabulario que necesita para que exprese sus necesidades porque ir más allá sería embotarlo, saturarlo, desesperarlo y hacerle perder el tiempo. ¿No será todo lo contrario? Como el niño no necesita la música, que no se le canten nanas. Como sólo necesita media docena de palabras, que no se le cuenten cuentos, no vaya a ser que escuchar una docena de palabras sea un trauma. Y en ese plan.
Un niño debe conocer el sonido del viento, de la lluvia, del río, de los pájaros, del trueno, de la cuchara en el plato, pero ¿sería contraproducente para su educación que escuchara una guitarra, un violín, una canción popular o un aria?






8 comentarios:

Naranjito dijo...

Vale, totalmente de acuerdo, pero no se te ocurra ir con un niño a una sucursal bancaria a pagar 1,20 leuros de seguro escolar. Escuchará palabras que lo marcaran para toda la vida.
A lo mejor tambien aprende.
Un saludo, hoy normalito.

Dyhego dijo...

Naranjito:
Los críos actuales no se escandalizan por nada. ¡Han visto ya tanto!
Quienes no se escandalizan de sus fechorías son los cabrones de los banqueros y los cabrones de los políticos.
Salu2 leurísticos.

amoristad dijo...

Creo que a un niño hay que dárselo dosificado y cada cosa a su edad así cuanta mayor calidad tenga el mimbre mejor nos saldrá el cesto,claro que es interesante poder elegir de que quiere hacer cada uno su cesto y para eso debemos darles todas las opciones...Un abrazo de retorno!!

Dyhego dijo...

Amoristad:
De acuerdo en que no hay que atosigar a los niños, pero tampoco ponerles antiojeras. Leyendo a Rousseau, es lo que da a entender.
Salu2 septembrinos.

JOSE MANUEL IGLESIAS RIVEIRO dijo...

Quien sabe a ciencia cierta lo que es mejor para un niño en cada momento, ni Rousseau ni nadie, donde esta la escuela para aprender la vida, no existe. Todos somos aprendices en nuestra vida. Todos somos víctimas de víctimas.
Un abrazo.

Dyhego dijo...

Jmir:
Tienes razón, pero ponerlse a priori restricciones a los niños no me parece lo más lógico.
Salu2.

LA ZARZAMORA dijo...

Comme on dit...
Petit à petit l´oiseau fait son nid.
;-)

Bizz, murcianico.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
Comme dit le Larousse:

"Je sème à tout vent".

Salu2 sembra2.