domingo, 20 de enero de 2013

Corazones

Fotografía de Diego Morales
Elegimos el corazón apropiado: un corazón redondeado y apetitoso. Lo lavamos de impurezas, vicios, mezquindades y celos. Con un cuchillo fino lo mondamos, alisamos y dejamos en carne viva. Dudamos si cocinarlo entero o a trocitos. Mejor entero, que queda más bonito y más "haute cuisine". Que se cueza bien en su jugo, lento, parsimonioso. Finalmente, expuesto en un plato llano, amplio, cuadrado, decorado, nos lo comemos. Olemos su fragancia, notamos su gusto, nos recreamos en la visión de ese corazoncito tan tierno.
¿Qué queda del amor?

16 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

Je n´en sais rien...

Mais je sais que sans lui, ce monde est fade, et sa saveur est comme une purée sans noix de muscade capable de nous parfumer
l´existence.

Je le laisserais comme ça, brut, sans le cuisiner.

Comme les roses, avec leurs épines...

Bizz, Diego.


CLOCHARD dijo...

Dyhego:

Veo que lo de la Haute Cuisine se lo toman en serio por aquí. Moi aussi, mais je préfère écrire en espagnol. Anyway, y a lo que vamos, del amor nos queda todo y para toda la vida, y si no que se lo pregunten a Florentino Ariza.

Salud.

LA ZARZAMORA dijo...

Vale, vale, valeeee...
Ya me estiraste las orejas.
y no te volveré a escribir en la lengua del Molière.
Decía que el amor no necesita que lo cocinen, así al natural, es como más rico sabe.

Una vez le han metido mano los celos, las mentiras, la soledad y el desengaño... mejor que se lo cocinen otros, si viene envuelto ya en un manojo de especias que nos privarán de su genuino sabor.

Un beso, Dieguito.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
Tu as sans doute raison: c'est mieux un coeur brut! Si on commence à enlever par ici et à ajouter par là, on construit un monstre à notre mesure y finalment, on le délaisse parce qu'il nous ressemble trop!
Merci, ma chère bloguère!
Salu2.

Dyhego dijo...

Clochard:
Veo que eres un entusiasta de García Márquez. Esa novela, "El amor en los tiempos del cólera" me gustó una barbaridad. Fue acabarla y volvérmela a empezar.
Salu2 de petite cuisine.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
Me he perdido.
No creo haberte hecho ningún reproche por utilizar una u otra lengua. Sin duda hay un quipoquo por ahí que se me escapa.
Tienes también razón en que el corazón hay que cocinarlo con los mejores ingredientes.
Salu2 intriga2.

:)))))

LA ZARZAMORA dijo...

Heyyyy...

Que no es un reproche "corazón mío de patatita..."

:P

Vale, que seguimos escribiéndonos como nos salga de la "pomme de terre".
Ahí no más.
:)

Sonrío.

Bss, Dieguito, mi Murcianico Style.

Dyhego dijo...

Madreselva:
Mais bien sûrrrrr!
No me lo tomé como un reproche sino que, así, al pronto, no sabía por dónde iban los tiros al decirme tú que te había tirado de las orejas...
En absoluto.
¡Ya quisiera yo poder expresarme en más lenguas!
Salu2, xiqueta parisiense.

Menalcas dijo...

el amor fue ese tiempo y ese cariño que empleastes en limpiarlo, modarlo, cocinarlo, y si encima sabia bien, pues que maravilla. un abrazo

una pez payaso dijo...

El amor es todo, no necesita de cocinas ni de preparaciones, sólo cuidarlo (aunque no es fácil)

Un saludo de fuerza "helada" de esa que pinta de blanco las calles de esta ciudad

Glup!

Hostal mi loli dijo...


Esta patata tiene más corazón que algunos humanos jajjaj. Besos.

Dyhego dijo...

Menalcas:
Es una comida que siempre apetece hacer y comer...
Salu2.

Dyhego dijo...

Pececita:
Si se va con esmero, siempre sale bien la comida...
Salu2 marinos.

Dyhego dijo...

Es cierto, Loli: más de uno quisiera tener corazón, aunque fuese de patata fríta.

tecla dijo...

Lo devoramos todo.
Y al final, todo corazón se queda roto.

Dyhego dijo...

Como cantaba la folclórica: se rompió el amor de tanto usarlo.
Esperemos que nos pase a ninguno, Tecla.
Salu2.