sábado, 11 de septiembre de 2010

Perros callejeros

Fotografía de Diego Morales


Entre las 7h30' y las 8h15' de la mañana, todos los días, pasan ante el edificio donde vivo dos bestias: un perro (o perra) y una tiparraca. No sé quién es la más horrenda y quién tiene más "malafollá", si la bestia animal o la humana.
Apagados los ruidos de los camiones de basura y tras el estrépito de esas máquinas de los barrenderos que arrastran papeles y plásticos, se oyen los ladridos insorportables de los dos energúmenos, el canino y la femenina. El perro les ladra a todos los chuchos que haya en un radio de 100 m. y la tiparraca sujeta al perro mientras "ladra" con alguna vecina. Estoy seguro que se demora en el paseo a posta para fastidiar a los vecinos.
Un día de éstos me compro un Kaláshnikov y les disparo, o una cerbatana y les inyecto curare, o les arrojo un caldero de agua hirviente o fría (según la temperatura ambiental).
Por si a alguien se le ocurre pensar que también yo soy un "bestio troglodito", les diré que es ese perro asqueroso el que ladra a los demás de forma furibunda. Y en cierta ocasión (eso lo vio mi moza con sus propios ojos) la pelandusca de la dueña llamó a un vendedor ambulante de cupones de la ONCE y la muy cabrona se colocó detrás de un árbol para que el muchacho, que está casi ciego, tropezase. Mi moza llegaba de la panadería y se la quedó mirando con ojos inyectados en sangre y entonces la muy lagartona se fue ladeando del árbol. Me contaba mi mujer: si el vendedor se llega a acercar a dos metros del árbol, le doy una paliza a la tía puta ésta que la dejo "baldá".
¡Qué aborrecidas que tenga a las dos bestias!

18 comentarios:

maile dijo...

Siendo asi creo que su moza anda mas acertada en el calificativo. Usted, comedido, las llama "bestias".

Buen fin de semana señor Diego.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me sumo a su aborrecimiento. Y, aunque rechazo la inyección y el arma de fuego, apruebo que, sin que ella se dé cuenta, le arroje usted una mierda humana desde la ventana a la cabeza.

Liliana G. dijo...

Hay quienes merecen el infierno, pero el verdadero, aquí en la tierra, por joputas. Y no llames animala a la susodicha porque es un insulto hacia la otra especie.
Me inclino por tirarle aceite hirviendo desde las terrazas (como hizo el pueblo de Buenos Aires durante las invasiones inglesas), y como otra opción, me encanta la de Jesús, pero para eso, habría que pasar por la casa de Ridao ;)

Me has hecho reír a carcajadas, Dyhego, comenzar el día así es genial...

Un besote.

Más claro, agua dijo...

Esa bestia merecería quedarse embarazada de un rottwailer...

El perro no, que al fin y al cabo es un animal...

;-)

maite mangas dijo...

Dyhego, yo te apoyo, pero que parezca un accidente...
Besos

madison dijo...

No puedo ni escribir de la risa.
Imagino la escena y me parto.

Bicefalepena dijo...

Defensa propia, estoy convencido que deshacerse de ciertos bichos, es defensa propia.

Bicefalepena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Naranjito dijo...

Si te inclinas por la cervatana u otro medio igual de efectivo, acuerdate que ese día estas conmigo, aquí en la Bodeguita, lo digo a modo de coartada. Y que no se chiven tus seguidores.

Dyhego dijo...

MAILE:
El perro es desagradable porque ladra continuamente (si hasta los dueños de los otros perros hacen lo posible por no cruzársela...)
Y en cuanto a la "señora", es desagradable, maleducá y la anécdota es cierta: buscaba que el vendedor tropezara.
Salu2.

Dyhego dijo...

DON EPIFANIO:
Con ganas me quedo, no se crea usted...
La señora es desagradable y su perro un tocanarices. Vamos, que los otros perros van tan tranquilos con sus amos y el perro de la señora en cuanto percibe a otro, se pone furioso y, claro, los enciende a todos.
Con ganas me quedo, jejeje.
1 neutonio.

Dyhego dijo...

LILIANA:
No creo ser el único en odiar a la susodicha "señora".
Salu2.

Dyhego dijo...

MÁS CLARO:
¡A la señora le queda poco para convertirse en "perro", quizás si andase a cuatro patas se notaría menos la diferencia, jejejeje!
Salu2.

Dyhego dijo...

MAITE:
Lo malo es que la "señora" se las sabe todas y echa por la acera de enfrente (en la que no hay edificios sino la valla de un colegio).
Salu2.

Dyhego dijo...

MADISON:
Es un fastidio, cuando ya la calle está en calma, oir al perro, que siempre pasa ladrando de forma desaforada.
Ay, si todos los dueños de perros fuesen como usted y los perros como el suyo.
Salu2.

Dyhego dijo...

BICEFA:
Se hace justicia al refrán, el perro ha acabado siendo como su dueña.
Salu2.

Dyhego dijo...

ANÓNIMO:
Me hubiese gustado saber su opinión, a favor o en contra.
Salu2.

Dyhego dijo...

NARANJITO:
Gracias por la coartada, la utilizaré llegado al caso.
Sólo pido que un día se revuelva el perro y le muerda a su ama, jejejeje.