viernes, 10 de septiembre de 2010

No puedo; lo siento

Fotografía de Diego Morales
Bien saben los hados, las musas y las musarañas que lo he intentado pero que he llegado a la página 147 y no puedo más.
¡Si es que no me entero de nada! ¡Si es que leo el mismo párrafo varias veces y me entra depresión! Depresión por no comprender nada, depresión porque no puedo concentrarme en la lectura, depresión porque no tengo fuerzas para completar la lectura, depresión porque más que desasosiego, lo que transmite PESSOA es más depresión.
Miren ustedes si no:
Epígrafe (o lo que sea) 62:
"La conciencia de la inconsciencia de la vida es el más antiguo impuesto a la inteligencia. Hay inteligencias inconscientes..., brillos del espíritu, cadenas del entendimiento, voces [...] y filosofías que tienen el mismo entendimiento que los reflejos corporales, que la administración que el hígado y los riñones hacen de sus secreciones".
También es verdad que a veces escribe frases geniales: "Había estancamiento en el propio vuelo de las gaviotas..." (Epígrafe 151). ¡Qué bonita forma de describir la calma chicha de un día concreto en Lisboa!
Pero no puedo más. Voy a seguir con mi MURAKAMI y con otras lecturas que tengo pendientes.

22 comentarios:

Merce dijo...

Es muy raro que yo deje un libro a medias. Pero me pasó con Álvaro Pombo y su "La fortuna de Matilda Turpin", se me estaba haciendo bastante pesadito pero cuando llegué al capítulo VI y leí un párrafo, lo cerré y hasta hoy. Quizá algún día lo vuelva a intentar.
El párrafo en cuestión:
"La violencia del tiempo. La lectura de la carta de Hölderlin le ha llevado a la frialdad heideggeriana que hace desparecer el yo sustancial. El dasein es existencia y es experimentado por cada cual individualmente, cada cual experimenta el suyo. Y, sin embargo, no designa nada individual y que no es sustancia ni es cosa. ¡Qué poco heideggeriano soy!- se dice Juan Campos."

Tengo en cola mi segundo de Murakami...

Saludos.

tecla dijo...

Jajajjaaj.
Espero que no te ocurra eso cuando me lees a mi. Que yo también escribo poesías y no soy tan buena ni tan reconocida co Pessoa.
A mi me pasó eso con una de Umberto Eko. No recuerdo cual era y úlimamente me ha ocurido con Los hombres que no amaban a las mujeres.
He sido incapaz de pasar de la tercera página.
En ocasiones pienso: Te has gastado el dinero, pues ahora te la lees.
Después recapacito y me digo:
¿Y encima de que me he gastado una pasta también me la tengo que tragar? No te castigues a ti misma. Eso es lo último que debes hacer.
Eres un encanto, Dyhego.

Dyhego dijo...

MERCE:
No me extraña. El párrafo que transcribes es insufrible.
"El libro del desasosiego" tiene imágenes literarias muy sugerentes y me resulta alucinante cómo escribía este señor en 1920/30; pero supongo que hay que estar muy, muy concentrado. Como no es una historia, sino reflexiones supongo que hay que leerlo como con los poemas, uno por aquí y otro por allá, uno cada día para no saturarse. Pretendía leerlo entero y más adelante, hacerlo por epígrafes, pero de verdad que me está costando mucho y después del esfuerzo que me ha supuesto el Ulises, no me apetece ni puedo. Ya llegará la ocasión. Ahora me voy a dedicar a leer libros cortos y variados. En concreto, me he sacado de la biblioteca uno de Susanna Tamaro que se llama "Respóndeme".
Un saludo, Merce.

Dyhego dijo...

TECLA:
Hablando en serio, no se trata de desprestigiar al escritor ni de sentirse uno inferior. Simplemente no es la lectura adecuada para el momento adecuado. Ya llegará su ocasión y, si no, tampoco pasa nada.
Podemos regalar el libro a alguien que nos caiga mal, jejejeje. ;)...
Salu2

maile dijo...

Aparte de los que tuve que leer cuando estudiaba, que algunos me parecieron insufribles, no he vuelto a empecinarme con uno. Si en el primer capitulo (vamos en diez o doce paginas) no me ataba, ya no lo conseguia por mas veces que lo intentara. Y ahi estan, en el estante de los que me esperan.
Ademas... siempre leo el final, dos paginas, antes de empezar. Si el final no me gusta, no termino ni el primero.
Con el poco tiempo que tengo ha de gustarme mucho para engancharme a la lectura.
Curioso... ahora que lo pienso, eso me pasa con su blog. Si no hay entrada... la espero.

Besos señor Diego.

Bicefalepena dijo...

Cuando una puerta se cierra, otra se abre.
Si está de no ser, que no sea, qué le vamos a hacer...

Olga Bernad dijo...

Yo creo en la literatura como entretenimiento, pero también en algo más (no me refiero en este caso a Dios, los entes o los Mayas, jejej). Me refiero a que hay textos que tal vez exigen algo más de nosotros porque también nos lo van a dar. No es el empecinamiento mediocre de aburrir por sistema, Pessoa es algo más. Te llegará el momento.
Un beso.

Más claro, agua dijo...

Prueba con "Maletas perdidas", de Jordí Puntí. Apuesto a que no podrás dejarlo... ;-)

P.D.: Ni es mi amigo ni me llevo comisión... ;-)

impresiones de una tortuga dijo...

Yo, no soy de las que dejan los libros a medias, paro hay algunos..., por ejemplo a Saramago. Encima que es complicado es seguido, sin puntos, cómas, ní nada. Y llevo un veranito co El hombre que amaba a los perros ¡qué paqué os cuento!. Contrarevolución rusa. En fín, tampoco hay que martirizarse con la lectura, que mucha gama en el mercado. Saludos.

tecla dijo...

Perdón, no pretendía por nada del mundo despretigiar a los autores.
Tampoco lo conseguiría. Estoy de acuerdo en lo que dices.

L.N.J. dijo...

Está bien que no puedas Diego, pero no debes de sentirlo, de veras. A mí me ha pasado con libros de escritores muy cultos e inteligentes. Esos que te hacen indagar y estudiar más allá de nuestras capacidades. Nos ponemos a prueba con ello, es un reto, una superación para el lector llegar hasta el final del libro.

Un día lo tomas, lo lees y te dices: " Justo ahora te entendí". Aún así, no te sientas prisionero de ningún escritor o libro.

Date placer Diego, es lo importante; no es mi caso ( que me mata la curiosidad, y machacarme para entender lo que escriben ). Además me dedico a preguntar a otro s lectores que han leído el mismo libro para que me ayuden.

Besos.

L.N.J. dijo...

Por cierto esa fotografía es preciosa, muy hermosa. Y tu sentido del humor, arte para vivir.

Dyhego dijo...

MAILE:
Es la mejor opción para el lector: si me engancha lo leo y si no, adiós, muy buenas.
Muchas gracias por esperar las entradas de mi blog... Espero tu imparcialidad. Si alguna entrada no te gusta, hazlo saber también.
Salu2.

Dyhego dijo...

BICEFA:
Eso digo yo, en otra ocasión será.
Salu2

Dyhego dijo...

OLGA:
Más que aburrimiento, lo que me está provocando PESSOA es aturdimiento porque no cosigo seguir el hilo de sus reflexiones, a veces, ni releyendo varias veces un párrafo, no entiendo lo que quiere decir y, al ser reflexiones y no una historia, pues se me hace cuesta arriba, y lo he dejado. Ya lo intentaré en otra oportunidad.
Salu2 (ya tengo en mis manos la revista).

Dyhego dijo...

MÁS CLARO:
Tomo nota. Ya te diré.
Salu2.

Dyhego dijo...

TORTUGA:
Saramago me gusta, aunque sólo he leido tres novelas. Es lento y preciso, pero no me desagrada.
Salu2.

Dyhego dijo...

TECLA:
No lo decía por tí, sino por mí. Procuro no ser de los que dicen: como no lo entiendo, no vale nada. No. Simplemente, que no consigo entrar en su onda.
Salu2.

Dyhego dijo...

LOURDES:
Hay libros que hay que leer por obligación, pero desde el punto de vista del lector, lo mejor es lo que dices: darse gusto con la lectura.
Salu2.

Dyhego dijo...

LOURDES:
A lo mejor de mil fotos, una me sale pasable. Gracias por tu elogia.
Y en cuanto a mi sentido del humor, hace poco leí una entravista a Rosa María Sardá que ella tenía sentido del humor pero que no era cómica, ni chistosa ni nada de eso.
Me identifico con esa opinión: ni soy gracioso, ni chistoso, ni ameno, ni nada. Intento sacar algún comentario irónico o cómico de las cosas.
Salu2.

Anónimo dijo...

De todos modos, el pobre Saramago, a pesar de ser muy buen escritor, era lo que decimos en el sur un "picha triste" (=como Tristón, el compañero de Leoncio de los dibujos animados, vaya), y dicho sea con todos mis respetos. Buena literatura, pero que te deja con ganas de suicidarte. Por cierto, don Dyhego, fantásticas sus reflexiones sobre los libros de texto o las feminazis del museo. Impagable lo de los ciervos y las ciervas...

Dyhego dijo...

ANÓNIMO:
Gracias por tu comentario.
De Saramago me he leído varios libros y, efectivamente, deja un poso de tristeza en lo que escribe.
Buena comparación con Tristón de los dibujos animados, muy bueno.
Gracias y salu2.