viernes, 23 de agosto de 2019

Tocamientos.

Fotografía de Diego Morales.
Paseé en varias ocasiones por el Mercado de los Paños, en Cracovia (Polonia) y me resultó entretenido comprobar que todos los que pasaban por este puesto tocaban las pieles para comprobar su suavidad.
¡Con ganas me quedé, pero no las acaricié! Y no lo hice, más que nada para llevar la contraria...

2 comentarios:

Fackel dijo...

Naturalmente no se concede la virtud del tacto a pieles de tal apariencia todos los días. ¿Serán de verdad?

Alís dijo...


¿Y quedaste a gusto con llevar la contraria? ¿O sientes que has perdido conocer el tacto de esas pieles?

Yo las habría tocado también, inevitablemente

Besos