miércoles, 9 de noviembre de 2016

Experiencias lingüísticas

Fotografía de Diego Morales

Tras diversas gestiones he conseguido traer a clase a una chica belga. L es una "erasmus" que sigue su curso este año en la universidad de Murcia y se ha prestado, sin ninguna compensación económica (la hemos invitado a comer en casa, eso sí, y trasladarla después a la universidad), a preparar una exposición sobre su país a mis alumnos.
L les ha hablado en francés, ha procurado hacerlo despacito y nos ha contado costumbres de su país.
Algunos alumnos han estado atentos pero me temo que para la mitad de la clase, siendo optimista, ha sido  una excusa para hablar entre ellos y demostrar, una vez más, su falta de educación, de modales y de respeto.
Por eso me indigno cuando los alumnos se declaran en huelga y luego desaprovechan  todas las iniciativas extraordinarias que se les ofertan. Me indigno cuando demandan que las clases sean más "divertidas" (como si fueran al circo) y boicotean estos acontecimientos. Me indigno cuando los alumnos confunden la famosa "espontaneidad española" con el respeto. Me indigno cuando leí hace poco en un artículo de El País, que los profesores andamos un tanto anquilosados (su puto cerebro, el de la articulista, estará anquilosado). Me indigno cuando compruebo que el máximo interés de muchos alumnos es hablar y hacerse los "graciosos" en clase.
Como me sugiere una muy buena amiga bloguera, E., ommmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm.

6 comentarios:

Liliana dijo...

Te entiendo Dhyego....y mira como va el mundo, ahora con ese payaso al frente de uno de los países más ricos del mundo!!!

Saludos y hoy un abrazo! :D

PD: y mucho ommmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm! ;)

maría del rosario Alessandrini dijo...

Ya es costumbre, se da en todas las escuelas, y parece ser una clase maestra de los niños, y no tan niños.
Abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

Si aún te enojas, es que hay esperanzas, y tienen mucha suerte de tenerte.
Respiiiraaaa...
Ejercicio: inhalaaaa.... exhalaaa...
:))

Bizz éducatives, murcianico.

Dyhego dijo...

Liliana:
Aunque vosotros los tenéis al lado, a Trump; a nosotros también nos llegará su mala influencia.
Salu2 mexicanos.

Dyhego dijo...

Rosario:
que esto suceda en otros lugares no es un consuelo, realmente.
Siempre queda la esperanza de que recapacitarán algún día y algo les quedará (como nos quedó a nosotros).
Salu2 australes.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
a veces me pregunto ¿era también yo como ellos? ¿hablábamos tanto en clase? ¿éramos igual de pasotas? A veces sólo cuento lo malo, pero también hay alumnos muy pero que muy majos.
La maldita adolescencia, será eso. Quiero creer.
¡Para relajarme estoy yo!
Sonrío.
:)
Salu2 y gracias.