sábado, 28 de noviembre de 2015

José Antonio Marina y las grabaciones en clase

Fotografía de Diego Morales

El ministro de educación le ha encargado a José Antonio Marina la redacción de un libro blanco sobre la profesión docente (estoy convencido de que si el dichoso libro se queda en blanco tendrá más enjundia y valor que si lo llena de las tonterías que últimamente anda anunciando en tertulias varias).
El caso es que una de las (muchas) imbecilidades que se le han ocurrido al susodicho catedrático de filosofía es "grabar a los profesores cuando dan clase para evaluarlos y examinarlos".
Se ve que el catedrático Marina sigue con interés las diversas ediciones de "Gran hermano" y le ha tomado gustillo a las cámaras ocultas o semiocultas.
También a mí me gustaría poner una cámara en su despacho para ver cómo  puñetas le viene la inspiración. Y de paso, poner cámara en las casas de los alumnos para ver qué hacen tanto sus padres como ellos. ¿Y por qué no poner cámaras en los despachos de los políticos? ¿Y en las consultas médicas? ¿Y en los confesionarios?

Nota Bene: No me importaría que me grabaran una vez (o varias) en el aula, para que los padres vieran no sólo cómo imparto clase sino para que descubrieran el comportamiento real de sus hijos.
¡La de sorpresas que depararía el "visionado" de tales grabaciones!

10 comentarios:

tecla dijo...

Este hombre no me gusta ni mucho ni poco, ni ná de ná. Es un mediocre.
Nunca me ha gustado y nunca jamás me gustará.
No tiene ni la más zorra idea de nada.
Es que me indigna Dyhego. ¿Por qué serán tan cutres los que mandan?
Ojalá que tengamos un cambio a mejor.

Dyhego dijo...

Tecla:
He leído muchos artículos suyos en los dominicales y me caía bien, sinceramente, pero después de escuchar por la radio las imbecilidades que suelta, ha empezado a caerme mal.
Otro que se retira de la enseñanza y se pone a hablar como si estuviera todos los días delante de la pizarra.

JOSE MANUEL IGLESIAS RIVEIRO dijo...

Lo típico de este pais, en teoria uno dice ser bueno y hasta lo parece, lo malo es cuando llega ponerlo en práctica.
Un abrazo.

tecla dijo...

Debe de haber sido intuición pero nunca me he fiado ni le he creído. Es verdad.
Eso de convertir la escuela en gran hermano tiene sus bemoles.
Ver tanta televisión basura nos vuelve muy horteras.

Dyhego dijo...

JMIR, y lo peor es hablar de algo cuando no se conoce toda la realidad.
La realidad asusta, por lo menos la educativa.

Dyhego dijo...

Tecla:
¡no se quiere ir al fondo del asunto educativo!

K dijo...

Yo tengo cámaras en mi oficina, pero sólo las veo yo.

LA ZARZAMORA dijo...

Lo que faltaba, y por qué no en su despachito???

En fin, que ya sabes que esta gente ha visto demasiadas pelis americanas.

Bizz bebêtes, murcianico.

Dyhego dijo...

k:
tiene que ser incómodo saber que estás siendo grabado ¿no? Cuando voy al cajero, ya me siento observado...

Dyhego dijo...

Madreselva:
ya te digo, ya me gustaría a mí saber quién le ha susurrado las ideas de su libro blanco...
Salu2 blancs.