jueves, 24 de septiembre de 2015

Vacaburras

Fotografía de Diego Morales
Salamanca - España

Esta mañana, en clase, tenía yo que llamarle la atención a una niña y, como no me sé aún sus nombres, se me ha ocurrido decirle "señorita".
La susodicha "damisela" se me ha revuelto como las culebras y le ha sentado fatal no que le llamase la atención porque molestaba sino por tratarla de "señorita".

Ésta es de las que se presentaría a hipotéticos programas llamados: "Soy más gilipollas que tú", "Entre cabronas anda el juego", "Vacaburras y cerdunas", etcétera.
¡Lo mismo ganaba y todo!

14 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Las niñas de hoy son de muy pocas pulgas.


Saludos

Dyhego dijo...

Malquerida:
no hay que generalizar. Esta niña en concreto es una cabrona. Afortunadamente, una minoría muy mínima.

Amapola Azzul dijo...

Vaya...
besos.

Tracy dijo...

Hay gente pa tó!!!

Dyhego dijo...

Azzul:
eso, eso, que se "vaya" con viento fresco, jajajaja.

Dyhego dijo...

Tracy.
¡y que lo digas!

LA ZARZAMORA dijo...

Es que igual era ya señora...
Cómo eres, ché!!
Mira que faltarle al respeto, ya te vale...
;)

Bizz, Monsieur!!!

amoristad dijo...

A lo mejor es el único contacto con la educación y los buenos modales y la dejaste descolocada.A lo mejor,nadie la ha tratado de señorita nunca.A lo mejor o a lo peor...
Un abrazo mejorado!!

L. N.J. dijo...

Mucha caña Diego, con habilidad y sutiliza, pero ¡mucha caña!.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
es una "choni" con todas las de la ley. Pero en las dos siguientes clases se ha portado mejor, que todo hay que decirlo.
Salu2 dits.

Dyhego dijo...

Amoristad:
como sus tratamientos son "acha, tía" cualquier otro le resulta raro.

Dyhego dijo...

Lourdes:
¿te refieres por casualidad a una de esas cañas que crecen entre juncos a la vera de los ríos...?
Sonrío.

tecla dijo...

Las hay desagradables y difíciles. Pero habrá que arreglar los entuertos de la familia. Si es que se puede.
Mejor habría que castigar a los padres.
¿O al sistema?

Dyhego dijo...

Tecla:
A los padres, sin duda.
No creo que en la escuela o en el instituto le hayan enseñado a ser desagradable. De todos modos, las dos clases siguientes ha estado más comedida.