lunes, 31 de agosto de 2015

Casita de playa

Fotografía de Diego Morales

¡Ésta sería mi casa ideal de playa! Nadie en varios kilómetros a la redonda, todo el mar para mí y mis invitados, buenas vistas y mucha tranquilidad. ¡Con bajar una vez al día a la playa y bañarme ya haría suficiente ejercicio para mantenerme en forma!
¿Tendré alguna vez suficiente dinero para comprármela?

12 comentarios:

Tracy dijo...

Querer es poder, y tú quieres, ¡p'alante!

karin rosenkranz dijo...

un sueño precioso! pero para el invierno, no se yo....

Dyhego dijo...

Tracy:
Me temo que mi economía no da para una "casita" así, jajaja.

Dyhego dijo...

Karin:
En invierno, las ventanas bien cerradas, jajajaja.

LA ZARZAMORA dijo...

Je, je...
Cuando la compres, me invitas a unas cañas allá arriba.
Bizz rêveuses, murcianico.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
unas cañas, unas almendras, unos tequilas, unos churros, una paella... lo que se tercie.
Salu2 playeros.

d r e i y a dijo...

creo q coincidimos en gustos :)
(y en falta de presupuesto me temo q también...)

todo llega....,todo llega!

Dyhego dijo...

Dreiya:
sueños inalcanzables, creo.

K dijo...

Seguro que la actual ley de costas no permite ya construir algo así.
¿Dónde es, Andalucía?

Dyhego dijo...

K:
yo ampliaría la prohibición de construir hasta un kilómetro o más de la costa...
Es Mojácar, en Almería.

d r e i y a dijo...

todo se puede alcanzar pero hay q estar dispuesto a renunciar a muchas cosas por conseguir lo que buscamos.... (en esa casita, cobertura para internet...poca yo creo eh)

Dyhego dijo...

Dreiya:
sí, supongo que hay que sopesar lo que se gana y se pierde por alcanzar tal objetivo. A veces merecerá la pena. Otras no.
Aunque esa casa me gusta, no estaría dispuesto a sacrificar mucho por ella.
Con tener un poquito de cobertura, basta, jajaja.