sábado, 29 de marzo de 2014

Igualdad entre mujeres y hombres

Cuadro expuesto en la Casa del Greco de Toledo (España).
No recuerdo el nombre del pintor.
Fotografía de Diego Morales. Detalle.

En el campo de la mala educación, y según mis verídicas estadísticas, se ha conseguido la igualdad entre hombres y mujeres.
Verbigracia (por orden cronológico):
1) Voy a comprar al supermercado (catedrales actuales, decía Saramago)pero antes paso por la capilla (expendedor de billetes monetarios). ¡No puede ser verdad lo que ven mis ojos! ¡Un espantajo de individuo, desde el exterior, se queda pegado a los cristales mirando mis maniobras! He tenido que afinar mis tácticas de ocultación y al salir, le he preguntado con ironía, desprecio y malafollá: ¿por qué no se ha puesto usted a mi lado para ver mejor lo que hago? Se ha quedado gruñendo como un orco.
2) Termino mis compras y me coloco, con mi carro, en la fila de la comunión (pagar religiosamente a la cajera). Me lo veía venir. Una espantaja de individua deja el carrito, vacío, en el pasillo. Con toda mi malafollá he agarrado el dichoso carrito y lo he dejado caer con ruido  (para que lo oyeran todos)en la pila donde se deben colocar y le he dicho (para que me oyera bien ella): ¡qué poca educación, dejar el carro aquí para que el siguiente cliente tenga que retirarlo!

¡Viva la igualdad!

6 comentarios:

L. N.J. dijo...

Diego, no desesperes.

Un beso

Dyhego dijo...

No desespero... porque no espero, jajaja.
Salu2, Lourdes.
¡Esto es lo que hay!

tecla dijo...

Jajajajajajaj. Qué mala follá traes hoy, Dyhego,Normalicoydelmontón. Hay mucha diferencia entre tener educación y no tenerla, qué te voy a enseñar yo. Peor para el que no la tenga.
Eso sí, yo el carro de la compra lo dejo siempre en su sitio.
Y el super no se me jace a mi ninguna Catedral. El que no come se muere.Hay que ser humildes y reconocerlo. Y el que no va a la Catedral no le pasa ná de ná. Excepto que tal vez se vuelva algo más inculto ¿No? Eso creo.
A mi de toas maneras me encanta siempre lo que dices. Soy tu fiel seguidora.

Dyhego dijo...

Muchísimas gracias, estimada Tecla.
¡También tienes que ser igual de sincera cuando discrepes de lo que digo, que no me he de enfadar!
No soy yo precisamente un dechado de virtudes y ejemplo de educación, pero, me esmero (a no ser que se me haya ido la olla y, entonces, soy tan orco como el que más, jajaja).
Ayer me sentó especialmente mal que, primero, el tipo ése se quedara mirándome en el cajero automático y media hora después la señorona me deja su carrito en ese pasillo tan estrecho que queda entre caja y caja. ¡Y eso que soy de los que dejan pasar al cliente posterior cuando lleva poca compra!
En fin, que los españoles somos incívicos, muy incívicos.

Salu2 files, estimada amiga Tecla.

LA ZARZAMORA dijo...

Aquí pasa igual o peor. Yo odio ir al super, voy porque no me queda otra, pero lo menos posible, prefiero ir al mercao, a mi carnicero, etc, pero el champú, ya sabes...
Hace tiempo vi una escena total. La cajera le pide a una mujer de unos 30 que no deje la fruta que le iba a pesar en la cinta. Y aquella la vuelve a poner. La cajera le vuelve a decir que quite la fruta de la cinta, y ésta va y empieza a tirarle los mangos, y los plátanos a la cabeza a la cajera... da media vuelta y se va tan campante...
Vivir para ver, y ver para contarla.
Un asco todo.
Y como además te toque la maruja de turno no veas...

Bizz, murcianico... y respira...

Dyhego dijo...

Zarzamora:
¡En casos así se desatan unas tremendas ganas de venganza! ¡Yo me pasaría el día dando pescozones a diestro y siniestro, jajaja!
Salu2 educa2.