jueves, 13 de diciembre de 2012

De reconocimientos

Fotografía de Diego Morales
Toledo - España
¿Tan difícil es coger lo bueno de cada persona, de cada lugar, de cada cultura?
No se trata de renunciar sino de sumar.

16 comentarios:

Jota Martínez Galiana dijo...

Es difícil porque va contra los instintos tribales, egoístas y animalescos del ser humano. Para aceptar, convivir, adaptarse, comprender al otro, es necesaria una evolución, y muchos primates disfrazados de ser humano no la han completado, prefieren revolcarse en el odio al diferente y otras bajas pasiones simiescas.

Alma de Adra dijo...

Ha de ser muy díficil porque requiere curiosidad y tolerenacia, generosidad y sí, renuncia, renunciar, por ejemplo, a eso tan manido de uys, pues como en casa en ninguna parte, chico.... Requiere estar en disposición de sentirte en casa en cualquier sitio

Besicos, Dyhego

JOSE MANUEL IGLESIAS RIVEIRO dijo...

Ciertamente no debería ser nada difícil, pero parece que algo nos lo impide, algo que llevamos dentro y que nos hace no reconocer que fuera de nosotros puede estar las soluciones.
Un abrazo.

madison dijo...

Es que no aprendemos, por mucho tiempo que pase seguimos con las mismas tonterías
Un abrazo Dyhego

moderato_Dos_josef dijo...

España lo tuvo todo y renunció a ello. Está claro que cuanto más recoges más aprendes y cuanto más te cierras más te estancas. Así es la vida y así somos lo seres humanos.

Un abrazo.

Hostal mi loli dijo...


Completamente de acuerdo, sumemos. Abrazos.

Dyhego dijo...

Jota:
¡Qué razón tienes!
Vivir y dejar vivir.
Pero el ansia de mandar, de controlar, de dirigir es demasiado fuerte, parece.
Salu2.

Dyhego dijo...

Adra:
La convivencia es difícil, es cierto, sobre todo cuando las costumbres de unos chocan con las de otros y, sobre todo, si se mezclan supersticiones, hábitos, injusticias, costumbres, manías, etc, etc.
Salu2.

Dyhego dijo...

Oviedo:
Lo ideal sería coger lo bueno de cada sitio, pero la cosa se complica cuando unas costumbres atentan contra los logros en relación a la dignidad humana.
Salu2.

Dyhego dijo...

Mádison:
Tú lo has dicho, hay muchas tonterías disfrazadas de normas, costumbre y demás.
Salu2.

Dyhego dijo...

Josef:
Cuando uno se empeña en tener la razón, toda la razón y nada más que la razón... malo, malo.
Salu2.

Dyhego dijo...

Loli:
Sumemos cosas buenas y restemos lo malo.
De acuerdo.
Salu2. :)

CLOCHARD dijo...

Dyhego:

El ego es el gran culpable de la ceguera.

Salud.

Dyhego dijo...

Clochard:
El ego, y la prepotencia, y la irracionalidad...
Salu2.

Olga Bernad dijo...

Hay gente que tiene una tendencia natural, como tú, a quedarte con lo bueno y no hacer demasiado hincapié en lo malo... pero hay gente a la que le resulta imposible. Solo ve lo malo en los demás (y siempre hay). Suelen ser gente desgraciada que hace también desgraciados a los otros, fiscalizando, señalando faltas, envidiando. Todo ello a veces disfrazado de "actitud crítica". Si lo llevamos a la política... ni te cuento. El arte de hacer felices a los pueblos ya no se lleva.
Besos, mesié.

Dyhego dijo...

Olga:
En verdad que la "actitud crítica" suele ser la máscara de la envidia y de la mala leche. Ya que amar al prójimo es difícil y, según mi opinión, no es una obligación, por lo menos intentemos fastidiar lo menos posible a los demás. Lo peor de todo es que cuando intentas hacer la vida un poco más agradable, te toman por gilipollas. Sin ir más lejos, empezamos la navidades en mi casa con un "disgusto" de intransigencia. ¡Y todavía no han empezado estas felices fiestas, jajajaja!
Salu2, Olga.