viernes, 23 de diciembre de 2016

Jardín

Fotografía de Diego Morales

Todas las palabras que emitimos acaban por el suelo. Las grandes, las feas, las bonitas y las pequeñas. Todas.
Unas se las lleva el viento. Otras se pudren. Las hay que acaban entre las hojas de un libro, o forman parte de un decorado. 
Unas quedan pisoteadas. O fotografiadas. 
Algunas acabarán siendo abono y nutrirán a los árboles. 
De algunas nos acordaremos.
De otras, ni eso.

14 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

Así es, murcianico.
Y las tuyas siempre son de las que sanan.
:)

Bizz prénoëliennes.

tecla dijo...

Y otras volverán a brotar en primavera, Dyhego.
Bendigo tus palabras.

Torcuato dijo...

Santa palabra
Un abrazo, Diego

RECOMENZAR dijo...

Hay palabras que quedarán para siempre en tu blog en el blog de los demas, en el mio- Nunca se irán estarán navegando siempre un desafío

Mara dijo...


Preciosa imagen de otoño que deja paso al invierno y a un nuevo año. ¡Feliz Navidad!

Tracy dijo...

¡Vaya símil!

ANNA dijo...

Felices fiestas
Gracias por tus visitas en mi blog es mucho de agradecer.
Besos

Dyhego dijo...

Zarzamora:
muchas gracias. Me sonrojo y todo.
De verdad.
Salu2 rojizos.

Dyhego dijo...

Tecla:
seguro que brotarán nuevas hojas y nuevas palabras. ¡Y con más fuerza!
Salu2 foliculares.

Dyhego dijo...

Torcuato:
¿no dicen por ahí que lo primero fue la palabra? Pues eso, jajaja.
Salu2 palabreros.

Dyhego dijo...

Recomenzar:
esperemos que permanezcan siempre las mejores palabras.
Salu2 vocales.

Dyhego dijo...

Mara:
un otoño muy largo y un invierno muy breve, al menos por aquí.
salu2 otoñales.

Dyhego dijo...

Tracy:
muchas gracias.
Salu2 agradeci2.

Dyhego dijo...

Anna:
muchas gracias a ti.
Salu2 navideños.