viernes, 17 de mayo de 2013

de John Irving

Fotografía de Diego Morales

Un amigo invisible me regaló esta novela cuando el Día del Libro (gracias, Visible –que ya sé quien eres-) y le estoy agradecido porque acertó ante la consigna que había dado yo  (¡sorpréndeme!).
Nunca antes había leído nada de Irving (aunque vi la película “La norma de la casa de la sidra) y no será la última porque tengo en espera “El mundo según Garp”.
Me ha sorprendido gratamente
1) por lo inusual del tema: un mundo que siempre suele ser presentado de forma sórdida es expuesto aquí de forma natural pero también trágica.
2)  porque los personajes son interesantes, originales y especiales pero tan reales que parece que te los fueras a encontrar por la calle.
3) por la forma de contar las cosas:  sucesos que son como olas que rompen con fuerza, que se alejan y vuelven dóciles o más encabritadas aún.
4) por lo naturales que resultan las transiciones entre los diversos acontecimientos.
5)  por cómo se encaja la ficción en la realidad.
6)  por la duda que permanece: ¿cuánto de real y cuánto de ficción?

“Personas como yo” de John Irving. Tusquets.

12 comentarios:

Clochard. dijo...

Pues otro escritor del que no he leído nada todavía; y es que hay tantos. Por lo que cuentas se acerca a la vida, es capaz de hacer que la identificación entre la historia y el lector haga que las páginas pasen deprisa, que se instale uno en la lectura como si de uno más de los acontecimientos del momento por el que transcurre su vida se tratase. Le echaré un ojo, a ver qué tal. Gracias por la recomendación.

Salud.

Dyhego dijo...

Me ha gustado, Clochard.
Hay una parte, al final, que no me termina de convencer, pero en general se lee con agrado. Parece un poco novela "pedagógica" pero la historia se mantiene sin ayuda del "compromiso social".
¡Ojalá leyera yo tanto como tú!
Salu2.

Anónimo dijo...

En un orden de ideas mucho más prosaico, que la prosa práctica también alimenta al hombre (y a la mujer), qué buena idea esa de meter el telemando de la tele en una bolsa de plástico.

Dyhego dijo...

Anónimo:
¡Al igual que hay música para cada ocasión, también las prosas se pueden adaptar a nuestras apetencias!
Con el plástico, los mandos no tienen tanto pringue de las manos de los zagales,jejeje.
Salu2 misterproper.

madison dijo...

Dyhego qué bien que te haya gustado.
A mi me ha parecido un libro magnífico, ains...la señorita Frost, que genial es.

Dyhego dijo...

Hola, Mádison:
También me ha gustado, y sorprendido, esta novela aunque el episodio de Madrid me parece un poquito "irreal".
La señorita Frost es un puntazo pero la que más morbo me da, por lo cabrona y lo hijaputa, es la tía Muriel, jajaja.
Salu2 de Vermont.

Merce dijo...

Tomo nota.

Compartimos gusto por Murakami, así que me te haré caso... :-)

amoristad dijo...

Tomaremos nota pero,aclárame una duda de la foto;¿el tfno y el mando Pourquoi?...Un abrazo curioso!!

Dyhego dijo...

Merce:
Me ha gustado y sorprendo. No creo que te desilusiones y te lo llegas a leer.
Salu2 librescos.

Dyhego dijo...

Amoristad:
No tiene nada que ver. Se me ocurrió ponerlos y ya está. Tendría que psicoanalizarme para darte una respuesta precisa y no estoy yo para loqueros, jeje. :)
Salu2 de diván.

LA ZARZAMORA dijo...

Me l´apunto.

Bss.

Dyhego dijo...

Me ha gustado bastante, Zarzamora.
Salu2.